Cuando una pequeña empresa comienza con su recorrido, la primera misión que aparece en el horizonte es la de captar el primer puñado de clientes. Es imposible atraer clientes si nadie sabe lo que hacemos ¿no es así?

Por esta razón el primer paso será crear una estrategia publicitaria y gestionar diferentes soportes mediante los cuales el público se entere de nuestra existencia.

Es posible que muchos confíen en la publicidad tradicional. Lleva mucho tiempo funcionando y ha sido efectiva con cientos de miles de negocios ¿por qué no podría traer resultados beneficiosos para mí también?

Y puede que así sea.

Los anuncios en periódicos, la impresión de volantes y las vallas publicitarias son canales de exposición con buenos índices de alcance, de eso no hay duda. Sin embargo también son elementos que carecen de una medición exacta y que, si bien pueden llegar a muchas personas, es posible que ninguna de estas se encuentre interesada en lo que ofreces.

Es por esto que las empresas exitosas no crecen dando palos con los ojos vendados.

El marketing digital les permite encontrar un público afín a sus productos o servicios, abordarlos a través de soportes específicos y reducir los costos de todas sus operaciones.

¿Quieres saber cómo ocurre todo esto? Solo continúa leyendo.

1. Las personas compran online

Sabemos que el internet nos ha facilitado las cosas enormemente. Hablamos con nuestros amigos, compartimos fotografías, vemos videos y leemos solamente las cosas que nos gustan.

Sin embargo hay otra función mucho más importante y es la que más nos interesa a nosotros: La gente se gasta su dinero a través de internet.

Cuando alguien tiene problemas o necesidad no sale inmediatamente a recorrer las diferentes tiendas de su ciudad.Ante cualquier situación de esta naturaleza lo primero que hará será abrir Google y buscar información al respecto.

Gran parte de las decisiones de compra de los consumidores se realiza gracias a la información y referencias que encuentran navegando en internet.

El valor comercial de los usuarios es tan grande porque buscan con una intención determinada y premian a quien sea capaz de solucionar sus diferentes problemas.

Si no tienes presencia online perderás todo ese tráfico descomunal que circula por internet, dándole a tu competencia una ventaja imposible de recuperar y convirtiéndote en otra empresa destinada al fracaso.

 

2. La competencia está en Internet

Siguiendo con la última idea del párrafo anterior, es importante que comprendas que de nada sirve tener los mejores productos y servicios si nadie puede llegar a ellos.

La forma de hacer negocios se ha transformado e internet es el punto de transacción más importante de todos.Hay empresas que descubrieron esto hace ya varios años y que han trabajado continuamente para perfeccionar su visibilidad en el mundo digital.

Es por esto que cuando un negocio está recién comenzando debe echar un vistazo a sus competidores de forma obligatoria. De esta manera podrás descubrir cuáles son los negocios locales contra los que estarás compitiendo y qué es lo que ofrecen a sus clientes.

Con esta información podrás adoptar estrategias para hacer un trabajo efectivo y entregar a tus clientes algo que ellos no tengan.

Otra buena alternativa es mirar aquellas empresas del sector que ya lleven años y que hayan logrado un alcance nacional. Fíjate bien en qué tipo de presencia online poseen, cómo es su página web, qué redes sociales utilizan y cómo venden sus productos.

No se trata de copiar lo que hacen al pie de la letra, pero sí de tomar algunas referencias y revestirlas con tu propia imagen de marca. Para facilitarte las cosas, en Inboost te invitamos a convertirte en el líder de tu sector con esta Estrategia de Contenidos.

 

3. Publicidad barata y específica

Cuando pagas por una valla publicitaria en determinada carretera, posiblemente el costo de esa operación sea bastante alto.

Claro, todo indica que tus productos o servicios serán vistos a diario por un montón de personas. Puede sonar bien, pero tampoco es del todo efectivo.

Supongamos que 1000 personas pasan por ahí diariamente y ven tu anuncio. En el fondo estarás pagando por un espacio cuya promesa supone esas 1000 interacciones. Sin embargo, es muy probable que solo un pequeño porcentaje de esas personas realmente se interesen en tu anuncio y piensen en hacer negocios contigo.

Con el marketing digital la cosa es muy diferente. Lo primero y más importante es que la publicidad de Google y redes sociales no demanda contratos extensos ni de alto valor.A través de un registro sencillo podrás manejar los volumenes de tus inversiones y el tiempo de duración de cada campaña. Esto minimiza notablemente los gastos.

Por lo demás, la publicidad digital te permite realizar segmentaciones precisas y cuyas interacciones son más propensas a transformarse en ventas.

Si inviertes determinado dinero para que 1000 personas vean tu anuncio, la totalidad de esas personas tendrá algún tipo de interés en lo que haces.

Esto no significa que todas vayan a comprar, pero sí que las posibilidades de conversión aumenten considerablemente en comparación con la valla publicitaria.

Si necesitas algunos consejos para tu estrategia publicitaria, te recomendamos leer Google Adwords: Atrae clientes desde el primer día.

4. Conoce tu audiencia

Una cosa en común que tienen todas las empresas exitosas es que conocen a la perfección a sus clientes y a los potenciales compradores.

Todos los soportes digitales como sitios web, redes sociales y publicidad ofrecen una gran variedad de datos y estadísticas que pueden ayudarte a entender quiénes son las personas a las que les estás vendiendo. Es posible que tengas una idea de tu cliente ideal y que te lleves una sorpresa de gran magnitud cuando lo contrastes con los datos obtenidos.

A través de tus campañas podrás apuntar a diferentes grupos de personas, tanto en términos demográficos como en intereses y comportamientos.

De esta manera podrás determinar con exactitud quiénes son tus clientes, qué es lo que más les llama la atención, cuáles son las debilidades de tus bienes digitales y cómo realizar las mejores inversiones.

Si todavía no estás del todo convencido, quizás te convenga obtener más información en nuestro artículo Marketing Tradicional vs Marketing Digital ¿Cuál es mejor para tu negocio?.

Esperamos que te haya quedado claro cómo puede beneficiar el marketing digital a tu negocio y que comiences a gestionar estrategias online que aumenten tus ingresos.

¡Mucha suerte!

Aprende a mejorar tu posicionamiento web con nuestro ebook