CPM o coste por cada mil impresiones

Sin importar si eres un emprendedor o si ya tienes un negocio consolidado, es probable que hayas acabado leyendo este post porque te ha llegado el momento de hacer publicidad por algún medio de comunicación, bien sea un medio tradicional (radio, TV, periódico) o uno digital (RRSS, web). Sea como sea, conocer más sobre el CPM es importante para ti

A continuación aclararemos tus dudas sobre este término que, en muchas ocasiones, suele confundir a los usuarios que desean pagar por publicidad, dejándolos a la deriva con respecto a cuál debería ser el precio a pagar por la misma. Así que te invitamos a seguir leyendo para conocer más sobre el tema.

¿Qué es el CPM?

Este término hace referencia a “coste por cada mil impresiones”, lo que al momento de definir el formato de publicidad que utilizarás es de gran importancia. El CPM se diferencia del CPC y del CPA en la forma de pagar al propietario del medio en el cual hayas colocado tus banners.

Como su nombre lo indica, bajo el método CPM pagas por un servicio en el cual tu publicidad tan solo tiene que ser vista por los visitantes de una página web, para que su propietario pueda ganar dinero por ella. Es decir, no se requiere ninguna acción del usuario para que la campaña genere beneficios para el propietario de la web.

Y sí, es exactamente como estás pensando, bajo el método CPM para el cálculo del precio de la publicidad, los banners colocados en sitios específicos de las páginas web, son como una especie de vallas publicitarias colocadas en mitad de la carretera. A pesar de no ser una parte sustancial de ellas, pueden ser vistas por las personas.

El CPM es uno de los métodos más utilizados para definir las estrategias de publicidad, ya que son las más aceptadas por las web. Lo anterior se debe a que otros métodos como el CPC o el CPA requieren acciones adicionales de las personas para generar ganancias, lo que los hace poco atractivos para los anunciantes.

¿Cómo se calcula el coste de la publicidad usando el CPM?

Lo cierto es que esto es bastante sencillo. Imagina que tienes un presupuesto total de 30 mil euros para tu campaña publicitaria, y pretendes alcanzar a 1.000 personas durante esta campaña. Ahora bien, tan solo deberás dividir tu inversión entre las personas que deseas alcanzar y tendrás tu CPM. Por tanto la fórmula sería:

CPM= 30.000/1.000 = 30 Euros por cada 1.000 personas alcanzadas.

Como puedes observar, siguiendo esta fórmula puedes obtener el monto de tu inversión por cada 1.000 personas alcanzadas, o lo que es lo mismo tu CPM. Esto puede resultar de gran utilidad para evaluar tu estrategia de marketing, ya que podrás ir ajustando este monto en relación con los resultados alcanzados.

Es decir, imagina que después de hacer esta inversión el retorno esperado no se alcanza, y tan solo consigues ventas por 10.000 euros ese mes. Esto será un claro indicativo de que algo está ocurriendo y que la publicidad no está surtiendo efecto a ese ratio, permitiéndote así evaluar si los 30 € son en realidad lo que debes pagar.

Finalmente, es importante que sepas que si no eres un cliente, sino que por el contrario eres un anunciante, puedes utilizar exactamente esta misma fórmula para determinar cuánto dinero obtendrás al mes de acuerdo con la cantidad de visitas que tengas en tu web. Como es evidente si tienes pocas visitas, no tendrás mayores ganancias.

Modelo CPM vs CPC

Como mencionamos al principio de este post, existen diversas maneras en que tú sin importar si eres un anunciante o el dueño de la web en el que se colocará la publicidad, puedes calcular cuál será tu inversión o ganancia a través de la misma. No existe un solo modelo para la colocación de banners en las páginas web.

Siendo esto así, encontramos por un lado el modelo CPM, con el que como ya mencionamos, se paga un determinado monto por cada 1.000. Mientras que por otro puedes encontrar el modelo CPC, por medio del cual el pago ya no se da por simples vistas, sino por clicks en el anuncio que redirijan a tu propia web.

El modelo CPC suele ser mejor valorado por los anunciantes, ya que garantiza que se incremente el número de visitas a la web, lo que genera una mayor probabilidad de generar conversiones, mientras que con el modelo CPM no hay nada que garantice que el usuario siquiera vea los anuncios.

Sin embargo, si eres una web y estás monetizando a través de anuncios puede que lo mejor para ti sean los CPM. Tus ganancias no dependerán de que tus usuarios ingresen en la web del anunciante, sino que con colocar sus banners en lugares específicos dentro de la página te bastará.

Ventajas  y desventajas de los CPM

Como acabamos de mencionar, los CPM pueden llegar a ser tanto beneficiosos como un problema, dependiendo desde qué perspectiva lo veas. Si eres un anunciante y lo que deseas es incrementar el tráfico de tu web, lo más probable es que un método CPM no sea lo mejor para ti, ya que no garantiza que los usuarios vayan a tu página.

Sin embargo, si lo que deseas es transmitir información específica sobre un determinado tema, digamos una promoción, o simplemente presentar tu marca al mundo, los CPM son una alternativa extraordinaria, ya que garantizan un alcance amplio y rápido, además de que su coste es bajo.

Ahora bien, si lo vemos del lado del propietario de una web que desea colocar anuncios para monetizar sus páginas, entonces nos encontramos con que ambos modelos son una buena alternativa. No obstante, los CPM garantizan ganancias más rápidas al no estar condicionadas por clicks.

Por otro lado, es importante que tengas en cuenta que si deseas tener ganancias altas solo utilizando anuncios para monetizar, debes conseguir un gran número de visitas al mes, de lo contrario tus ganancias no serán las que esperas.

Si necesitas ayuda profesional, en Inboost Marketing contamos con un equipo de especialistas que te ayudarán con tu estrategia de marketing. No lo dudes más, y llámanos.

¿Te gusta lo que estás leyendo? Suscríbete

Política de privacidad

También te puede interesar:

¿Qué es un CRM y para qué sirve?

¿Qué es un CRM y para qué sirve?

Si lo que estás buscando es una herramienta lo suficientemente potente para mejorar la interacción con tus clientes, el Customer Relationship Manager (CRM) es la mejor solución para tus problemas. A continuación, a través del siguiente post, podrás conocer qué es un...

Crawling

Crawling

Si alguna vez te has preguntado cómo hacen los buscadores como Google para mostrarte la información que deseas, debes saber que el crawling es el primer paso para que esto sea posible. Si estás iniciando un negocio, bien sea una página web corporativa, un blog, una...

Call Now Button
Abrir chat
Contactar
¡Hola, soy Dani de Inboost Marketing!
¿Quieres saber cómo podemos ayudarte a captar clientes?